Un infante casi es arroyado debido a una rebeldía intensa. El pequeño niño decidió transitar las calles de la CDMX, solo porque se le dio el gustito. La madre afligida confesó que no quiso oprimir al infante y agrego que por culpa de su trabajo pasa muy poco tiempo con él, y por ese motivo llego casi al extremo de perder la vida bajo sus propias manos. Con esa clase de madres para que quieres enemigos.

Debido a la situación y a la rebeldía del pequeño, los policías tuvieron que perseguirlo para poder detenerlo, en ese momento comenzó una persecución por culpa de la resistencia del infante. El largo recorrido los llevo a seguirlo hasta una autopista federal de cuota México-Acapulco, haciéndolo cada vez mas difícil su trabajo a los gendarmes de la justicia, ya que con las continuas obras de mejoramiento vial, el trafico fue espantoso.

Lo persecución siguió hasta llegar a los estado de Morelos, donde el Americanista Cuahutemoc Blanco ejecuto una Cuahutemiña inimaginable haciendo un segundo socavón en la carretera para impedirle el paso, el infante se detuvo debido a razones desconocidas, y por el momento la madre no ha hecho ningún comentario. Se presume que su destino era Acapulco, y quería retornar al McDonalds por una cajita feliz, actualmente se encuentra bajo investigación por la Fiscalia de Morelos y probablemente pase al juzgado de enjuiciamiento para Menores de la Ciudad de Cuernavaca.

Comenten Carnales!!